lunes, 8 de diciembre de 2014

Tregua de Navidad, cuando el fútbol le ganó a la guerra

" Esta mañana, un alemán gritó que querían una tregua de un día. Así que, con mucha cautela, uno de nuestros hombres se levantó por encima del parapeto y vio como un alemán hacía lo mismo”. Es el fragmento de una carta escrita en 1914 por el General británico Walter Congreve. Es una de la evidencias de la Tregua de Navidad, un alto al fuego durante la I Guerra Mundial en la que ingleses y alemanes dejaron las armas y tomaron la pelota para jugar un partido de fútbol en medio del terror.
Después de 100 años, Bolivia y el mundo se alistan para conmemorar el encuentro que enfrentó a soldados de los dos bandos combatientes, en una cancha, en una tregua espontánea, en las localidades belgas de Ypres y Comines-Warneton, el 25 de diciembre.
Bolivia será parte de la semana de conmemoración: "El fútbol recuerda” #FootballRemembers. El club más antiguo del país, Oruro Royal, jugará mañana un partido amistoso, en la Cancha Zapata (12:00), con un combinado de la Embajada Británica. Se trata de una iniciativa conjunta de la Asociación Inglesa de Fútbol, el Consejo Británico y la Premier League para recordar un episodio histórico que demuestra el poder del fútbol para derribar barreras y fomentar la confraternidad.
Equipos de fútbol de toda Gran Bretaña, desde las escuelas hasta planteles de la Premier League, jugarán partidos durante la semana del 6 al 14 de diciembre para ser parte de la iniciativa, que también une a otros países del mundo.
La pelota le ganó a las armas
"Un soldado escocés apareció cargando un balón de fútbol, y en unos cuantos minutos ya teníamos juego. Los escoceses hicieron su portería con unos sombreros raros, mientras nosotros hicimos lo mismo. No era nada sencillo jugar en un terreno congelado, pero eso no nos desmotivó. El partido acabó con un marcador de tres goles a favor nuestro y dos en contra. Fritz marcó dos, y Tommy uno”, relata, en una misiva, el teniente germano Johannes Niemann.

La tregua duró unos días más, hasta el 26 en algunos sectores y hasta el 29 en otros. Se dice incluso que de haber continuado el armisticio, la guerra podría haber tocado a su fin, pero los superiores se mostraron indignados al saber de la Tregua de Navidad. Tras el memorable partido, ambos bandos regresaron a sus trincheras, pero quedó el recuerdo de una de las situaciones más sublimes de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada